Ladrillo rústico manual 3,5cm

Ladrillo rústico manual

Tipo: Ladrillos rústicos manuales

Uso previsto:
Ladrillos rústicos de fabricación 100% manual de barro cocido. Cada pieza se fabrica a mano, de la forma tradicional, trabajando los ladrillos uno a uno. Esto confiere al producto un acabado irregular que lo hace único y exclusivo.

Se pueden usar tanto en fachadas interiores como exteriores sin revestir. Este ladrillo confiere personalidad y tradición a cualquier construcción.

Además, puede pedir que fabriquemos sus ladrillos con medidas específicas.

Más sobre ladrillos rústicos manuales en rusticslacoma.com

    ¿ALGUNA CONSULTA?

    Si pides presupuesto, indica dirección, fecha de entrega y los detalles que consideres oportunos.

    Galería de proyectos

    Fabricación 100% manual

    El proceso de fabricación del ladrillo es completamente manual, siguiendo el método tradicional de elaboración que ya usaban los romanos. Se trata pues de un proceso artesanal.

    La arcilla se amasa añadiéndole agua para obtener el barro. Con el barro, mediante el molde, se obtiene la forma y medidas deseadas. El secado se realiza, en una primera fase, de forma natural y, en una segunda fase, se cuece en el horno hasta obtener las piezas finales.

    Ladrillos rústicos

    Ladrillo rústico de 3,5 cm

    Ladrillo rústico medio de 3,5 cm

    Ladrillo rústico de 5 cm

    Ladrillo Mudéjar 17x35

    Ladrillo Mudéjar 8x35

    Medidas cm 25 x 12 x 3,5 25 x 6 x 3,5 27 x 13,5 x 4,6 35 x 17 x 3,5 35 x 8 x 3,5
    Uds/palet 830 1660 560 450 900
    Masa mínima 1,7 kgs 0,9 kgs 3 kgs 3,5 kgs 1,75 kgs
    Resistencia normalizada 24N/mm² 20N/mm² 20N/mm² 21N/mm² 21N/mm²

    Piezas únicas con carácter

    Los ladrillos rústicos de Cerámica la Coma son piezas únicas, fabricadas 100% a mano, una a una. Ello les transfiere un carácter y una personalidad que vestirá con facilidad cualquier espacio, ya sea de ambiente tradicional o moderno.

    Colores base Rojo con destonificaciones que van de tonos mas oscuros a más claros pasando por rosados y llegando a pajizos, tostados y que tienen las marcas impresas del fuego propias de la cocción de la cerámica tradicional.